Tendencias de inversión en República Dominicana.

Santo Domingo, 15 de Abril 2014. A la par con las economías de América Latina, las perspectivas de la economía dominicana son bastante prometedoras para el 2014. De hecho, una proyección elaborada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estima que la economía de la República Dominicana crecerá un 5% este año. Sin duda alguna un pronóstico bastante alentador que alimenta, especialmente, los prospectos de inversión en el sector turístico y en el dinámico mercado de propiedades e inmuebles de nuestro país.

Si bien durante el 2013 asistimos a una desaceleración del crecimiento por motivos fiscales, la solidez del producto interno bruto dominicano no se vió afectada por ello. Más aun, la economía cerró el año en alza gracias sobre todo al sano crecimiento del sector turístico el cual generó más de 5 mil millones de dólares en ganacias.Logo-CepalAFP_NACIMA20121002_0063_6

Considerando dicho crecimiento y el hecho que desde el año 2005, la República Dominicana representa el destino turístico más popular del Caribe, las tendencias de inversión en este sector siguen en furor hoy más que nunca. Gracias además a los incentivos que la inversión en este segmento productivo ha ganado a través de la Ley 158-01 sobre Incentivo Turístico, el turismo en la República Dominicana seguirá seguramente actuando como motor de la economía nacional.

El incansable auge del turismo en el país ha estimulado, igualmente, una inversión importante en la finca raíz nacional. En los últimos años, dicha inversión se ha consolidado a través de un creciente flujo de extranjeros que optan por comprar inmuebles en el país con la esperanza de poder sacar su propia ganancia del sector turístico.

Si bien el auge de la inversión extranjera es decididamente positiva para la economía nacional, es importante anotar que dicho fenómeno ha hecho que los precios de la propiedad dominicana se hayan incrementado en un 11% desde el 2008 hasta ahora. Desafortunadamente, este auge ha generado también un incremento del fraude y especulación a nivel de precios que ha terminado por afectar a distintos compradores sobre todo extranjeros.

Además del turismo y la finca raíz, la República Dominicana también ofrece posibilidades de inversión a nivel de la infraestrutura de la cual tanto necesita el país. Si bien los los ambiciosos proyectos que tiene el gobierno en materia de carreteras seguramente caerán en manos de la administración pública y entes privados domésticos, es importante resaltar el potencial que ofrecen estas iniciativas a nivel de inversión.

Considerando todo lo anterior, es indudable que las tendencias de inversión en la República Dominicana son bastante alentadoras y dinámicas, y por esta razón no debemos tener miedo en mirar el futuro con el optimismo que se merece.

Fuente: Margarita Reyes.

 

Anuncios