República Dominicana vuelve a liderar el crecimiento en toda Latinoamérica.

Santo Domingo, 27 de Julio de 2016. En un escenario en el que seis economías de América Latina y el Caribe (ALC) decrecerán y la región consolidará una contracción de un 0.8%, la República Dominicana liderará por segundo año seguido el crecimiento económico regional, con un 6%.Según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el crecimiento esperado más cercano al de la economía local lo experimentará Panamá, con un 5.9%.

Economías grandes como las de Brasil, Venezuela y Argentina tendrán un desempeño negativo al concluir el año 2016.image_1469551209_32323399

Un cuadro que acompaña al Estudio Económico 2016 de la Cepal, proyecta para América Latina una contracción de 0.8%, para la subregión América del Sur una caída de 2.1%, y para el Caribe un descenso de un 0.3%. Para Centroamérica prevé un crecimiento de 3.8% y para Centroamérica y México la expansión proyectada para el 2016 es de 2.6%.

En las proyecciones dominicanas, el crecimiento esperado será ligeramente inferior al del 2015, cuando fue de 7%. Para Panamá, que conservará el segundo lugar, aumentará 0.1 punto porcentual.

En su estudio la Cepal urge retomar la senda del crecimiento y movilizar los flujos financieros para el financiamiento del desarrollo. Dice que para ello se requiere cambiar las estructuras tributarias de los países para mejorar la recaudación y la progresividad, fortalecer el impuesto sobre la renta, tanto de personas como de empresas, y combatir la evasión y elusión fiscal, que alcanzó 6.7 puntos del PIB regional en 2015, con un monto total estimado de 340,000 millones de dólares.

Dice, asimismo, que es preciso promover coaliciones renovadas público-privadas y políticas que creen incentivos adecuados para canalizar el financiamiento hacia los objetivos de desarrollo. Además, se debe potenciar la inclusión financiera como una política de inserción productiva mediante la creación de mercados y nuevos instrumentos innovadores.

En su edición número 68, que corresponde al año 2016, el Estudio Económico de América Latina y el Caribe consta de tres partes. En la primera se resume el desempeño de la economía regional en 2015 y se analiza la evolución durante el primer semestre de 2016, así como las perspectivas de crecimiento para el año. Examina los factores externos e internos que han incidido en el desempeño económico de la región.

Proyección FMI.
Desde otra óptica, el crecimiento económico de la República Dominicana en 2016 sería del 5.4% y en 2017 del 4.5%, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), que señaló que Haití registrará tasas de un 2.3% y un 3.3%, respectivamente. En esta proyección, dada a conocer el pasado mes de abril, el organismo indicó además que La economía de Latinoamérica y el Caribe se contraerá un 0.5% este año. Esos datos figuran en el informe “Perspectivas Económicas Globales”, publicados al inicio de la reunión conjunta del FMI y el Banco Mundial (BM) en Washington en una reunión con líderes económicos.

Fuentes: Diario El Caribe y Diario Libre.

Anuncios

La estabilidad: el mayor atractivo para invertir en RD.

Santo Domingo, 15 de Julio de 2016.  La economía dominicana presenta uno de los mejores fundamentos, uno de los mejores índices de estabilidad cambiaria y un escenario internacional que convierte al país en un destino cierto y seguro para la inversión.Un análisis de coyuntura sobre la situación de los mercados cambiarios internacionales publicado por el Banco Central (BC) plantea que la moneda dominicana es una de las que menos se ha depreciado de la región en los últimos años, con una devaluación interanual al mes de junio pasado 12 de julio de 2.1% y solo un 1.0% en términos acumulados de lo que va de año.

“República Dominicana presenta niveles de depreciación cambiaria que comparan muy favorablemente con el resto de las economías clasificadas como emergentes por el Fondo Monetario Internacional”, dijo el Banco Central en su análisis de coyuntura, el cual fue sustentado en gráficos y comparaciones de los países incluidos en el listado “emergente”.Rep.-Dominicana-890x500_c

El mensaje.

Con el propósito de mantener a los agentes económicos y al público en general el Banco Central publicó sus análisis sobre la situación de los mercados cambiarios de América Latina y otras economías emergentes. El estudio enfoca el impacto de la baja del petróleo y otras materias primas a partir del 2014, que ha deteriorado los términos de intercambio de algunas economías importantes. Y también señala que la ralentización de la economía de China y las bruscas medidas tomadas por ese país, para evitar la salida de capitales y garantizar la estabilidad de su moneda, impactaron en la cotización de las divisas de las economías emergentes, con mayor peso en los exportadores de materias primas, como Rusia, Brasil, México y Chile.

El estudio refiere que las grandes economías de América Latina han experimentado una significativa volatilidad en sus monedas, por causas externas e internas, situación que recientemente se ha agravado por la incertidumbre por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Los factores externos son más favorables para la economía dominicana ahora, que entre los años 2007-2009, cuando el petróleo alcanzó niveles de precios por encima de US$130 el barril, o en el cuatrienio 2011-2014, con la cotización promedio del crudo superó los US$95. “A diferencia de esos años, la economía dominicana cuenta a la fecha con mejores fundamentos macroeconómicos y un escenario internacional más favorable. Esto ha permitido mantener la estabilidad relativa de la tasa de cambio”, dice el Banco Central.

La estabilidad cambiaria atrae inversiones.

La estabilidad cambiaria es uno de los pilares principales de la estabilidad económica, y en el caso dominicano ha sido fruto de la consolidación de las cuentas fiscales, en combinación con la ejecución de una política monetaria dirigida a cumplir con el objetivo de mantener la inflación baja y facilitar la acumulación de reservas internacionales en niveles importantes. El resultado es un escenario favorable para la inversión local y extranjera.

Fuente: Diario El Caribe (Héctor Linares).